El frío hace que prestemos especial cuidado en nuestras mascotas, ya que éstas necesitan una serie de cuidados especiales y diferentes a los que puede llevar el resto del año.
Los perros tienen una capa de pelo y grasa sobre la piel que les sirve para protegerles de el frío, pero en ocasiones este abrigo natural es insuficiente especialmente en los cachorros y perros adultos en edad senior o con más de 7 años, también para todos aquellos que viven fuera de casa.

Un dato a tener muy en cuenta durante el invierno es su alimentación, ya que necesita una mayor cantidad de energía que puedes solucionarlo proporcionándole un aumento en la ración de su comida o un pienso para perros más rico en proteínas y grasas, debiendo éste ser equilibrado y adecuado a sus necesidades. Es totalmente imprescindible que disponga el perro de agua limpia y fresca, aunque las temperaturas lleguen a ser muy bajas.

Para su bienestar es imprescindible que te prepares y llenes de ánimo para que no te dé pereza sacarle a pasear a pesar de el frío. Es necesario seguir haciendo ejercicio con él y sobre todo las mascotas que habitan dentro de la casa. En el caso de que las temperaturas sean bajas os recomendarle abrigarles con ropa para perros, ya sea forro polar, abrigos, jerseys o chubasqueros impermeables dependiendo del clima, ya sea lluvia, viento o nieve.
Uno de los peores enemigos de los perros en invierno es la humedad, por lo que si tu perro se moja con la lluvia, por ejemplo te aconsejamos secarlo rápidamente con una toalla y acabar con un secador eléctrico para que no le quede ninguna de sus partes mojadas, así evitarás que coja frío y también sufrir olores molestos que desprende su piel al estar húmeda.

Cuando es en el exterior donde vive o en el caso de que duerma a la intemperie resulta imprescindible que disponga de un lugar donde pueda refugiarse del tiempo. El espacio elegido debe estar resguardado de la humedad, corrientes de aire y estar aislado del suelo. Es recomendable para ello comprar una caseta de madera o caseta de fibra y fijarse bien en las medidas para evitar que no sea demasiado grande para su tamaño y de éste modo poder evitar las pérdidas de calor que el propio cuerpo del perro transmite.

La pérdida de pelo y sequedad son síntomas indicativos de que la piel del perro está sufriendo por el frío. Si observas alguna de estas reacciones en tu perro, debes cepillarlo con más frecuencia para reactivar y estimular la hidratación de la piel, para ello te aconsejamos que uses champú hidratante.Cada raza de perro precisa de unos cuidados diferentes. Dependiendo de la raza de nuestra mascota será necesario prestarle unas atenciones diferentes. Las de pequeño tamaño, de pelo corto y las que no tienen mucha protección de grasa en su piel tienden a pasar más frío con la llegada del invierno.